¿Qué filosofía hay detrás del tantra?

328 0 0
Tantra y filosofia
Home Blog ¿Qué filosofía hay detrás del tantra?
Published on Noviembre 7, 2016

Dentro del tantra, y sin ser un especialista, veo dos corrientes que están muy bien diferenciadas. Por un lado está la corriente que se centra en el sexo tántrico, pues es el que más vende de cara a captar clientes y por otro está el tantra más profundo, el que tiene en cuenta las enseñanzas milenarias y la filosofía que hay detrás de esta disciplina que viene de la India.

Somos seres sexuales

La filosofía del tantra nos dice que somos seres sexuales, algo contra lo que  no podemos luchar aunque haya religiones que lo intenten, lo que al final no hace más que crear mentes enfermas, como podemos ver a diario en las noticias.

Debido a que somos seres sexuales, la filosofía del tantra nos dice que el sexo tiene que estar integrado en nuestra vida, que tiene que ser algo normal con lo que tenemos que convivir, sin hacer de ello un drama.

Sin embargo, debido a algunas religiones, como he dicho antes, o incluso a la educación sexual de los padres, influidos en muchos casos por estas religiones, en la educación sexual se crean un montón de traumas.

Estos traumas también pueden venir por las separaciones  o por problemas graves de pareja, lo cual crea problemas con el sexo, que al estar conectado con la mente, lo que hace es crear un problema mental donde antes no lo había.

Dicho de otra manera, para tener una mentalidad sana hay que tener una sexualidad sana y feliz, algo que en nuestros días no es fácil de encontrar, en muchos casos por obstáculos que nos encargamos de colocar nosotros mismos.

El tantra como cura a los traumas sexuales

Es aquí donde entra el tantra, como una cura a estos problemas sexuales, cura que a su vez conlleva la solución a muchos problemas mentales y físicos, pues al final todo en nuestro cuerpo está conectado.

Los que han practicado el tantra para solucionar sus problemas dicen que al final es como ver una luz, como obtener un bálsamo que al fin cura lo que les ocurría, lo que los condicionaba en su día a día.

No hay que esperar a tener problemas

Llegados a este punto, parece que para practicar tantra hay que tener algún problema de índole sexual o mental, pero la verdad es que no es así, puesto que cualquier persona sana puede practicarlo.

De hecho, se recomienda a las personas sanas que aprendan estas técnicas, pues aunque no van a mejorar problemas de salud inexistentes, lo cierto es que sí que pueden mejorar su vida sexual y a la larga evitar algunos problemas de salud.

Además, los especialistas dicen que los cursos son para personas que incluso no tienen pareja. De hecho, no sería nada extraño conocer a una persona que no tiene pareja en el curso con la cual poder entablar una relación, y quién sabe si practicar lo aprendido en el curso.

Esto parece raro, pero no lo es, pues asociada al tantra está la idea de libertad en lo sexual, de la no pertenencia a nadie.

¿Hay personas para las cuales esta filosofía no es válida?

Hemos hablado de que a través del sexo se pueden solucionar problemas mentales, los cuales se producen precisamente por problemas sexuales. Es como la pescadilla que se muerde la cola.

Así, hay personas para las cuales la filosofía tántrica no es válida. Estas personas son las que tienen problemas mentales graves, problemas que requieren de la ayuda de un psiquiatra y de una medicación.

Me refiero, por ejemplo, a personas que tienen enfermedades tan  graves como la esquizofrenia, a las cuales el tantra puede hacer más mal que bien, de forma que es importante que estas personas busquen ayuda para sus problemas en otros lugares, preferentemente en la consulta de un profesional de la medicina.

Aquí hay que tener cuidado, de manera que las personas que dan los cursos se tienen que encargar de hacer una pequeña evaluación, dentro de sus posibilidades, de aquellas personas que acuden a aprender, ya que en algunos casos su filosofía puede hacer mucho daño.

Recordemos que el tantra ayuda a sanar, pero que las personas que dan los cursos no son psiquiatras, por lo que no están capacitados para tratar problemas mentales graves, como el que he citado antes o la bipolaridad, por poner otro ejemplo.

Category :  Blog
Tags :   ,